gayan.jpg

SCULPTURE

La artesanía es un don ancestral transmitido de generación en generación, a través de
las manos, la mirada y —sobre todo— el amor, que nos conecta con todo aquello que
siempre fuimos y seremos: la creación.


Solo amando lo que hace, el artesano encuentra los mejores materiales, las técnicas
adecuadas y las herramientas precisas, para, como en el poema de Salinas

—“quiero sacar de ti tu mejor tú”—

extraer de la materia su mejor versión.


Y, así, montado en el lomo del amor, además, dispone de su propio tiempo de una
forma casi sobrenatural. Los antiguos griegos lo llamaban ‘kairos’: cuando el tiempo se
detiene y, de tanto disfrutar lo que se hace con las manos, uno desaparece y se funde
con su propia obra.


En ese tiempo suspendido en el infinito, con la paciencia y la atención al detalle como
materias primas, es el lugar donde surge la magia y cada tronco de madera o cada
bloque de cerámica termina convirtiéndose en poesía.

blue lateral_edited.jpg